Espíritu emprendedor

November 30, 2012

En España la crisis es terrible, necesitamos encontrar vías para generar economía. En Canarias la situación es un poco más complicada si cabe, ya que hacer coches aquí sería muy caro puesto que todo tiene que entrar y salir por mar o aire. En ese sentido yo pienso que las nuevas tecnologías y particularmente el software sería una fantástica manera de hacerlo por varios motivos. La materia prima es el conocimiento, y el producto se consume virtualmente desde cualquier parte del mundo sin necesidad de enviarlo físicamente allí. Además tenemos un clima privilegiado que nos permitiría importar grandes talentos del norte de Europa y una situación política y fiscal muy buena con la movilidad europea y en menor media la reserva de inversiones de canarias (RIC). ¿Qué falla entonces?. En mi opinión es un problema de cultura.

Crear una empresa tecnológica cuesta mucho dinero, porque se requiere personal cualificado y porque hay que tener fortaleza económica para “aguantar” al menos un par de años antes de comenzar a recibir beneficios. Supongamos que para poner en marcha un proyecto necesitamos a cinco ingenieros durante dos años, asumiendo que les pagamos 20000 euros al año a cada uno (por esta cantidad se puede contratar un ingeniero en canarias, pero no sería suficiente para importar talento) el gasto anual para la empresa en personal sería de unos 150000 euros, es decir que necesitaremos unos 300000 euros para poner en marcha el proyecto con ciertas garantías, esto sin sumar los gastos de tener una oficina y el equipamiento informático necesario, pero sinceramente no creo que estas partidas sean tan elevadas.

El tipo de inversores que existen en Canarias que tienen esta capacidad inversora, no tiene ningún afán de invertir en tecnología, porque no entienden el negocio y además es una apuesta arriesgada (se puede tener mucho éxito o ningún éxito, pero normalmente no se consigue un punto intermedio). Muchos han sido inversores en ladrillo que ahora están apurados y además están acostumbrados a inversiones que se rentabilizan rápidamente. Otros están más centrados en sectores comerciales, importación y demás y otros están en el mundo del servicio (hoteles, restaurantes, etc.). Invertir en algo que no es tangible es un salto importante para ellos.

En otros sitios del planeta, particularmente en Estados Unidos esto no es así. Tienen una cultura distinta. Como ejemplo voy a poner a la empresa Zynga autores de algunos juegos como Farmville. Se fundó en el año 2007 por un grupo de emprendedores. Durante el año 2008 recibe 39 millones de dolares de capital venture y financiación venture. En los primeros cuatro años de existencia sus ingresos estuvieron cerca de los mil millones de dolares. Este año 2012 han tenido que rebajar sus previsiones de ingresos originalmente situadas en cerca de mil quinientos millones de dolares a tan solo cerca de mil doscientos millones de dolares. Esta empresa jamás habría encontrado financiación en España. Todas las grandes empresas de servicios de Internet son americanas (Facebook, Google, Yahoo, etc.) en Europa estamos despertando con cosas como Spotify, pero estamos muy rezagados aún.

Actualmente tengo tres grupos de amigos que están involucrados en procesos de emprendeduría. El primer grupo del que formé parte en el pasado, montó una empresa de servicios y trato de financiar con las entradas provenientes de los servicios el desarrollo de algunas ideas innovadoras, lo malo es que los servicios siempre acapararon el tiempo y nunca pudimos (al menos no en el periodo en el que yo formé parte de la empresa) dedicarnos a innovar de verdad. El segundo grupo de amigos, compañeros de estudios en su día, ha tenido que mudarse en bloque a Amsterdam, donde consiguieron la financiación y el mecenazgo que necesitaban para convertirse en una empresa rentable. El tercer grupo de amigos, también compañeros de estudios en su día, han ganado algún premio local y están buscando financiación en Silicon Valley. Si mis amigos consiguen éxito tributaran y generarán riqueza en Amsterdam y Silicon Valley, mientras que España y Canarias, donde surgieron sus ideas, donde su talento afloró, donde se formaron, solo podrá disfrutar de los servicios que creen.